Antología de goles

El mundo entero espera con impaciencia la inminente final, que enfrentará a Brasil y su impresionante palmarés con una España en la cima de su arte. El encuentro tendrá lugar el domingo en el legendario estadio de Maracaná y, pase lo que pase, pasará a la historia.

Se trata de la novena final de la Copa FIFA Confederaciones, competición que fue inaugurada en 1992. Algunos momentos de las ocho finales precedentes han quedado grabados para siempre en la memoria colectiva. fifa traza una retrospectiva haciendo escala en los cuatro de los instantes más memorables del certamen.

Un gol lindo y querido
Después de que las tres primeras ediciones del certamen se celebraran en Arabia Saudí, México albergó la de 1999, en cuya final el país anfitrión y su ferviente hinchada se toparon con el defensor del título, Brasil. El cuadro local había realizado un recorrido soberbio, coronado por la final ante 110.000 espectadores. Con México por delante en el marcador (3-2), el defensa Rafael Márquez subió hasta el borde del área de castigo rival y pasó el balón a Blanco. Cuauhtémoc dribló al defensa Odvan y descerrajó un trallazo al fondo de las mallas de Dida que subió el 4-2 al electrónico en el minuto 62. Zé Roberto redujo distancias un minuto más tarde, pero no fue suficiente para destronar a los anfitriones.

Márquez ha dado su versión del asunto: “Cuando me lancé al ataque, sólo pensaba en pasarle el balón al jugador mejor colocado. Blanco hizo lo que hacía falta y marcó el gol. Cuando pienso en todos los títulos que he cosechado en mi carrera, me digo que la Copa Confederaciones es la más importante, porque se desarrolló en nuestro territorio y ante nuestro público. No olvidaré jamás ese título”.

En consecuencia, México se ciñó la corona al término de un partido de talante abierto (4-3). Blanco se colocó junto a Ronaldinho y al saudí Al Otaibi en cabeza de la tabla de goleadores, pero los superó en última instancia por su mayor número de asistencias. Es más, se convirtió en uno de los goleadores más prolíficos de la historia de la competición, pues en 1997 ya había acertado tres dianas.

Un gol de oro
Cuando albergó la edición de 2003, Francia se hallaba inmersa en una atmósfera de incertidumbre, entre el título obtenido en 2001 y la eliminación en la primera ronda de la Copa Mundial de la FIFA Corea/Japón 2002™. Los Bleus se vieron obligados una vez más a prescindir de su maestro, Zinédine Zidane. En la final se citaron con Camerún en el famoso Stade de France. El marcador no se movió en los 90 minutos reglamentarios y hubo que recurrir a la prórroga. En el minuto 7 de la prolongación, Thuram se lanzó a la carga como lo había hecho en semifinales de la Copa Mundial de la FIFA Francia 1998™ contra Croacia, pero esta vez concluyó su avance con un pase en profundidad al área para Thierry Henry. El otrora delantero centro del Arsenal, gracias a su olfato depredador, logró rematar con el muslo desde una posición muy complicada y acertó en el blanco.

En aquel entonces estaba en vigor el gol de oro. Henry fue el primer futbolista y el último en inscribir uno en la Copa FIFA Confederaciones. Además de conseguir para los Bleus su segundo título seguido en el campeonato, Tití aferró el Balón de Oro y la Bota de oro adidas. Pese a esta avalancha de trofeos, Henry y sus compañeros nunca olvidarán que perdieron a un amigo durante la competición: el camerunés Marc-Vivien Foé falleció de un ataque al corazón en la semifinal contra Colombia. Por eso insistieron en incluir a sus adversarios en la entrega del trofeo, que fue levantado al alimón por Marcel Desailly y Rigobert Song, una escena que ha quedado para la eternidad.

Un gol genial
Un año antes del saque inicial de la Copa Mundial de la FIFA Alemania 2006™, se celebró en ese mismo país la Copa FIFA Confederaciones 2005. El estadio de Fráncfort estaba abarrotado para presenciar un clásico del fútbol sudamericano (entre Brasil y Argentina) inédito en esta competición (hasta el encuentro entre Brasil y Uruguay en semifinales de la edición de 2013).

Tales derbis suelen permanecer indecisos hasta el final, pero los astros de la Seleção Adriano y Kaká consiguieron hacer temblar las redes argentinas dos veces en apenas cuatro minutos. Tras recibir el esférico, Adriano se giró y se desembarazó de su marcador, para a continuación soltar un trallazo impresionante entre los tres palos que el arquero argentino no pudo detener. Antes de que la Albiceleste se recuperara del primer mazazo, Kaká concluyó satisfactoriamente de un tiro desde la zona izquierda del área una jugada magistral que había arrancado desde la derecha.

El recital brasileño no acabó ahí, puesto que Ronaldinho y Adriano volvieron a sacudir las mallas enemigas. Luego Aimar se encargaría de firmar el tanto de la consolación. Adriano recibió el Balón de Oro y la Bota de Oro adidas, mientras que la obra maestra de Kaká fue elegida segundo mejor gol de la historia de la Copa FIFA Confederaciones por los internautas del sitio fifa.

Un gol de cabeza y corazón
En la edición anterior, celebrada en Sudáfrica en 2009, Brasil planeaba engullirse de un bocado a Estados Unidos, adversario en teoría más fácil que los españoles, campeones de Europa. Pero la final no careció de suspense, puesto que los norteamericanos se pusieron por delante 2-0 en el marcador a la media hora de juego. En la segunda parte, la Seleção tuvo que apelar a todo su talento y sangre fría para subir la empinada cuesta del resultado.

El autor de los dos goles de la fantástica remontada de Brasil fue Luis Fabiano. Una vez equilibrado el balance, los Auriverdes acentuaron la presión y, en un saque de esquina lanzado por Elano, el central y capitán Lucio clavó de cabeza el tanto de la victoria, que dio a su país la tercera Copa FIFA Confederaciones.

Lucio ha expresado la emoción subsiguiente: “Fue como si algo hubiera explotado dentro de mí. Fui corriendo a abrazar a Elano y todos los demás jugadores se nos unieron. Fue un momento mágico para mí, que no olvidaré jamás. Neutralizamos nuestra desventaja de dos goles y le dimos la vuelta completa al partido gracias a nuestro espíritu combativo. Yo había esperado mucho tiempo para poder alzar un trofeo como capitán, y mi sueño se hizo realidad en la Copa Confederaciones”.

De hecho, el defensa brasileño no sólo levantó el trofeo, sino que además fue elegido para el once ideal de la competición por los usuarios de fifa, y terminó en cabeza de la clasificación del Índice Castrol.

¡Que se oiga tu voz!
¿Recuerdas otras grandes finales de la Copa FIFA Confederaciones? ¿Algún gol en particular? Haz clic en “Añade tu comentario” y compártelo con nosotros.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>